9 TIPOS Y USOS DE LAS SUBTRAMAS

Nuestra vida no se mueve en una sola dirección hay cambios, interrupciones, y persecución de varios objetivos a la vez, dependiendo del área de nuestra vida en la que estemos.

Y lo mismo sucede con el protagonista de nuestro libro. En una novela, el personaje principal no solo se dedica a esclarecer la autoría de un crimen, sino que atiende a su vida personal la cual, si somos escritores avezados, estará llena de problemas.

De manera que si buscamos que nuestra historia sea más realista, compleja y multidimensional (la vida de los mortales no solo se centra en un solo aspecto e incluso la vida está llena de historias paralelas), tenemos que añadir subtrama.

mosaico

 

QUÉ ES LA SUBTRAMA

 La subtrama es una historia secundaria que ayuda a la trama principal y añade tensión y conflicto, mientras que el protagonista está intentando alcanzar su objetivo.

Por ejemplo, si estamos escribiendo una novela romántica donde chica conoce a chico y luchan por encajar uno en la vida del otro, una posible subtrama podría ser la relación e historia de ella con su madre y cómo ello afecta a la nueva pareja.

Siguiendo con el ejemplo de la novela romántica, a la historia de amor principal también se le puede añadir una subtrama que cuente el romance entre dos personajes secundarios.

Recuerda que la subtrama debe seguir el mismo patrón que cualquier otra historia: principio, detonante, conflicto, desarrollo y desenlace. Las subtramas son historias secundarias, pero en ningún caso dejan de tener autonomía estructural.

 

15 TIPOS Y USOS DE LAS SUBTRAMAS

 

1 PERSONALIDAD

Piensa en las comidas de empresa con compañeros de trabajo. ¿No te ha sorprendido el comportamiento de alguno de tus colegas, muy diferente al que normalmente tiene en la oficina?

dimension

Gracias a la subtrama nuestra historia es más compleja, realista y multidimensional.

Para conocer a una persona no basta con tratarla en un ámbito en concreto, y con los personajes sucede lo mismo. Escribe una subtrama que coloque a tu protagonista en un hábitat diferente al descrito en la historia principal.

Por ejemplo, si tu personaje principal es un detective escribe una subtrama que muestre los problemas que tiene con su esposa por la falta de dedicación  a esta o a la familia.

O si tu protagonista es un profesor que goza de popularidad entre sus alumnos, introduce una subtrama acerca de la difícil relación que tiene éste con su hija y sus consecuencias que afectan a la historia principal.

 

 

Como he dicho antes, la subtrama ayuda a que nuestra historia sea más compleja y profunda, y para eso es necesario que la personalidad de nuestro protagonista sea lo más completa posible. Una subtrama que trate distintos aspectos del carácter de un personaje siempre es una buena idea.

 

2 ACELERAR O DESACELERAR

El ritmo en nuestra novela es fundamental. No podemos tener al lector en vilo durante cada una de las escenas porque llegaría un momento en que tanta algidez perdería efectividad, y conseguiríamos el efecto contrario.

Para ello podemos echar mano de la subtrama para dar un respiro al lector con una historia secundaria, después de una escena tensa relacionada con la trama principal. O al contrario, podemos acelerar el ritmo de nuestra historia a partir de la subtrama.

La alternancia del ritmo en una historia es clave para que esta funcione.

3 PERSONAJE PUENTE

Los “personajes puente” son muy útiles para unir una trama principal con una subtrama. Si quieres que tu historia secundaria esté relacionada con el mundo de las bandas callejeras, pero tu historia principal poco tiene que ver con ese ambiente, usa un “personaje puente” (normalmente es un secundario) para introducir tu subtrama.

Los personajes puente son muy útiles para introducir y unir la subtrama con la historia principal. Clic para tuitear

Los personajes a los que se les encomienda esta labor suelen ser: doctores, curas, abogados, camareros, psicólogos, prostitutas,…. En general profesionales a quienes la gente les confía sus secretos.

nudo

Usa un “personaje puente” para unir la subtrama con la historia principal.

4 TONO

Por ejemplo, si tu historia principal trata sobre un conflicto familiar y tienes la sensación de que tu novela está adquiriendo tintes demasiado solemnes, usa una subtrama cómica para quitarle seriedad a tu trama principal.

Como he dicho antes, la subtrama ayuda a la historia principal. Juega con ella para conseguir que la trama posea el tono que buscas.

5 PISTAS

En las novelas de suspense o crímenes, la resolución de las pistas son imprescindibles para desentrañar el misterio. Utiliza la subtrama para añadir información acerca del misterio que ayude al protagonista o por el contrario, lo conduzca a un callejón sin salida (pista falsa).

6 CONTRASTE

Una de las finalidades de la subtrama es poner de relieve aspectos que  para ti son importantes y en los que quieres hacer hincapié. La subtrama de contraste consiste en mostrar aspectos de un personaje o de una situación claramente opuestos al protagonista, o a lo que sucede en la historia principal. Este juego de contrarios consigue resaltar el tema o elementos de la trama principal.

7 MORALEJA

Quizás con nuestra historia queramos dar algún tipo de lección moral. Recuerda que la moraleja y el tema de la novela no son sinónimos. Si quieres saber cómo transmitir un mensaje sin sermonear te recomiendo que vayas a mi post “¿Cúal es tu verdad?”.

Las subtramas resultan muy útiles para que nuestro protagonista, a través de su experiencia, aprenda algo importante para su crecimiento personal. Crea una historia secundaria donde el protagonista tenga la oportunidad de crecer y esto le ayude en la consecución de su objetivo principal.

Si tu personaje principal atraviesa una transformación psicológica o emocional (arco dramático) te sería útil crear una subtrama que mostrase el cambio o crecimiento opuesto al del protagonista. Se trataría de que un personaje secundario tomase, por ejemplo, el camino contrario al del protagonistsa y las consecuencias de esto fueran negativas (subtrama de constraste). O bien que el personaje secundario rehusara iniciar el camino del crecimiento o del cambio, a diferencia del protagonista.

simetria

8 CONVERGENTE

Personalmente esta subtrama es una de las que más me gustan. La novela cuenta dos historias que transcurren en paralelo sin tener, aparentemente, nada que ver la una con la otra, hasta que al final de la novela divergen. Para que esta historia sea considerada subtrama y no una historia en paralelo, tiene que estar relacionada con el personaje principal.

9 FINAL

Este tipo de subtrama es una de las que añadí en mi novela Me muero, contesta y consiste en crear una historia que solo aparezca al principio y al final de la novela. Una vez que mencionamos esta subtrama al inicio, ya no vuelve a aparecer hasta su resolución al final de la historia.

Y hasta aquí algunos tipos de subtramas y cómo usarlas. Espero que esta entrada te haya sido de utilidad.

 

 

Publicado en Categoría Blog 1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *