8 CLIFFHANGERS SIMPLES Y EFICACES.

Atrapa al lector sin incluir grandes giros.

No hay nada más gratificante que dar con una novela que te mantenga pegado a sus páginas sin posibilidad de soltarlas ni para cubrir las necesidades más básicas. Una de aquellas historias que no te den tregua aunque sean las tres de la madrugada y te jures a ti mismo que ese capítulo será el último. Pero no lo es. El escritor ha obrado su magia y ha terminado el capítulo con un cliffhanger que te ha dejado boquiabierto y sin una hora más de sueño. ¿Magia? No, técnica. Y como tal, se aprende.

En esta entrada voy a mostraros diferentes cliffhangers para que incluyáis al final de cada capítulo sin que esto suponga añadir un giro cada vez, o sobrecargar la historia con tensión innecesaria.

Pero empecemos por el principio.

¿QUÉ ES UN CLIFFHANGER?

El cliffhanger es un final que deja una situación sin resolver provocando que el lector tenga la necesidad de saber qué pasa después. Esta situación genera suspense y tensión ya que el futuro de la historia se presenta incierto.

El objetivo de este mini clímax es hacer que el lector continúe leyendo un capítulo tras otro.

EL RITMO

Una historia tiene que tener su ritmo. Hay momentos en los que la tensión asciende alcanzando un pico alto para después descender. Eso está bien, no podemos mantener siempre la tensión a niveles altos porque esta perdería efectividad. Imagínate que el protagonista de tu libro se ve envuelto en situaciones límites en cada una de las escenas. Eso no solo provocaría que el lector se volviera inmune, sino que la tensión o el suspense dejarían de tener valor.

 

“Cada capítulo de los libros tenía que acabar con un cliffhanger. Es la ley”.

                                                                                                           Daniel Wallace.

 

Finalizar cada capítulo con un cliffhanger nos puede parecer difícil porque eso conlleva añadir tantos giros como capítulos tenga la novela y, sinceramente, conseguirlo no es una tarea sencilla.

Sin embargo, cuando hablo de giros no siempre me refiero a giros devastadores o traumáticos ni a sorpresas monumentales. Puedes terminar tus capítulos con determinadas afirmaciones, por ejemplo, que mantengan viva la curiosidad de tu lector y quiera continuar leyendo.

Veamos unos cuantos cliffhangers que puedes usar al final de los capítulos sin excederte pero manteniendo la atención del lector en todo momento.

 

1 LA FALSA CALMA

Con esta clase de finales lo que pretendemos es describir una situación de aparente calma donde por fin el personaje se puede relajar porque los problemas parecen haber desaparecido. La clave para usar este cliffhanger de forma efectiva es dejar entrever que la calma durará poco y que algún suceso vendrá para alterarla. De esta manera, le otorgamos al lector el poder de avanzarse a la historia y  le hacemos sentir que domina el acontecer de los hechos.

Ejemplo: “Clara por fin se podía tumbar en el sofá mientras daba sorbos a su café despreocupada. Ahora que Ernesto estaban entre rejas ya nada malo le podía pasar”.

 

2 LA IDEA

Aquí el protagonista tiene un momento de iluminación, la bombilla se le enciende y se da cuenta de algo relacionado con la trama, con él mismo u otra persona. Tienes dos opciones para ejecutar esta cliffhanger:

a)Mencionar que tu protagonista ha descubierto algo significativo pero no explicas el qué ni entras en detalles dejándolo para el siguiente capítulo.

Ejemplo: “Por fin todo tenía sentido. Alonso arrancó el motor y pisó el pedal del acelerador a fondo. Por primera vez en mucho tiempo tenía claro dónde ir a buscar”.

El personaje se da cuenta de algo relacionado con la trama. Puedes contar lo que descubre omitiendo su significado dentro de la trama o, por el contrario, puedes no mencionar el descubrimiento dejándolo para el próximo capítulo.

 

-Explicas lo que ha descubierto tu protagonista, pero sin revelar la importancia y su significado dentro de la trama. Recuerda que no es obligatorio contarlo en el siguiente capítulo, puedes hacerlo más tarde.

   Ejemplo: “Agarró la agenda con las dos manos y aspiró el olor de sus tapas de cuero. Nadie, ni siquiera él, lo hubiera dicho pero aquel objeto iba a resolver el caso”.

 

3 LA PREGUNTA

El protagonista se hace una pregunta a él mismo u a otro personaje/es. Para que el cliffhanger funcione es necesario que esta pregunta coincida con la que se está formulando el lector en su cabeza, a propósito de los últimos acontecimientos de la historia.

  Ejemplo: “Vicente dio un trago a su copa  sin dejar de pensar en quién habría querido tenderle una trampa como aquella”.

 

4 EL DESCUBRIMIENTO

Este es uno de los cliffhangers más habituales. El protagonista encuentra una maleta, por ejemplo, debajo de la cama que contiene el objeto que ha estado buscando (una fotografía, una carta,…) y que es significativo para la trama. Nuevamente puedes ejecutar el cliffhanger de distintos modos:

a)No explicas que la maleta contiene la fotografía que tu protagonista buscaba.

   Ejemplo: “Sara estaba dispuesta a continuar con aquello. Con manos temblorosas abrió la maleta y lo que vio en el interior la dejó fría y sin habla”.

b)Explicas que la maleta contiene la fotografía que el protagonista estaba buscando pero que finalmente no resulta ser lo él quería.

Ejemplo: “Sara abrió la maleta y sostuvo la fotografía entre sus dedos. Tuvo que abrir y cerrar los ojos un par de veces para cerciorarse. El rostro que tiempo atrás fue retratado ahora estaba borroso, totalmente irreconocible. Desgraciadamente aquel pedazo de papel maltrecho no podía demostrar nada”.

 

5 LA AFIRMACIÓN

 Este cliffhanger lo puedes usar cuando nada signficativo suceda en tu novela. Se trata de una afirmación que enuncia el protagonista u otro personaje, y que refuerza la tensión.

   Ejemplo: Respiró hondo y cerró los ojos. «Llegados a este punto sólo nos queda rezar», pensó.

*Recuerda que este cliffhanger es efectivo si la frase es breve y contundente. No te andes por las ramas, si das rodeos pierde eficacia y no genera tensión.

 

6 EL FRACASO

Después de intentar conseguir algo con todas sus fuerzas, el protagonista fracasa. Este fracaso puede ser debido a las acciones del antagonista, a barreras externas o incluso internas del personaje. El lector sentirá tanta pena por el protagonista que querrá saber cómo conseguirá superar el revés.

   Ejemplo: “Pensó en las horas sin dormir y los litros de café que había consumido durante meses. De nada habían servido, su nombre no estaba en la lista de candidatos”.

 

7 EL PRESENTIMIENTO

En lugar de finalizar el capítulo con tu protagonista en una situación de peligro, puedes finalizarlo con una amenaza de peligro. El protagonista no sabe que le va a suceder un acontecimiento que supondrá un riesgo para su vida, pero él presiente que así será. Puedes introducir un elemento que él interprete como una señal premonitoria.

   Ejemplo: “ Las nubes cruzaban a toda velocidad el cielo como si estuviera viendo una película a cámara rápida. Solo había presenciado ese fenómeno una vez en su vida, la tarde en que su abuelo murió. Un escalofrío le erizó el vello de la nuca. No sabía cuándo iba a suceder, pero algo malo estaba por venir”.   

Finaliza el capítulo con una amenaza de peligro a través de un presentimiento del protagonista.

 

8 LA RECOPILACIÓN

Una enumeración de las dificultades por las que está pasando el protagonista es un buen cliffhanger. De este modo le recordamos al lector los problemas que tiene el personaje y le exhortamos a que quiera saber de qué modo conseguirá salir de ellos.

   Ejemplo: “Le herida no le dejaba de sangrar e iba a tener que dormir en la calle después de que volaran su casa por los aires. Se sentó en la acera y escupió. Se sintió derrotado, ya no tenía pistas que seguir y sus socios le habían dado la espalda. Estaba convencido. No había nadie sobre la faz de la tierra que pudiera estar más jodido que él”.

 

Y hasta aquí los cliffhangers que uso al final de mis capítulos cuando no hay grandes giros que añadir en la historia pero aun así quiero mantener la curiosidad del lector.

¿Tú terminas los capítulos con cliffhangers? Me encantaría conocer los que utilizas.

Publicado en Categoría Blog 1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *